Noticias

Fallece el autor del Inspector Montalbano a la edad de 93 años

Andrea Camilleri, el autor siciliano de la popular serie televisiva Inspector Montalbano, ha fallecido a la edad de 93 años.

Uno de los escritores más queridos de Italia, había sido admitido en un hospital de Roma el mes pasado tras un paro cardíaco.

El escritor de novelas policíacas era más conocido por sus libros de detectives protagonizados por el inspector Salvo Montalbano, con sede en la ficticia ciudad siciliana de Vigàta.

La serie adaptada de la Rai TV fue amada en Italia y se hizo popular en el Reino Unido, Estados Unidos, Francia, España, Alemania y Australia.

Camilleri perdió la vista en los últimos años, pero dijo que en 2017 le había permitido tener una visión más clara.

«Soy ciego, pero perder la vista hizo que todos mis otros sentidos volvieran a la vida», dijo. «Han venido al rescate. Mi memoria ha mejorado, y recuerdo más cosas que antes con gran lucidez, y sigo escribiendo».

Convirtió la violencia en humor
Camilleri y el inspector Montalbano cambiaron la opinión de la gente sobre Sicilia.

Juntos, a lo largo de 25 años, transformaron un paisaje sombrío de mafiosos y de violencia mafiosa en un paraíso alegre, humorístico y gastronómico de un pueblo imaginario llamado Vigàta.

Ninguna otra trama de misterio ha narrado la «gioia di vivere» (alegría de vivir) siciliana de manera tan efectiva y con un protagonista tan colorido: un detective cuyos días incluyen nados matutinos, espaguetis con almejas y un ataque de malapropismos hilarantes por parte de una recepcionista analfabeta en la comisaría de policía local.

¿Dónde más se puede encontrar a un forense con una pasión secreta por los cannoli, los tubos rellenos de crema de la pastelería italiana?

Para la escritora siciliana Simonetta Agnello Hornby, residente en Londres, Camilleri es «con diferencia el mayor escritor siciliano desde la Segunda Guerra Mundial».

«Debería haber sido propuesto para el premio Nobel», dijo, y añadió que era «un hombre de gran intelecto, de inmensa cultura y de principios izquierdistas fuertes e inquebrantables que, en todo caso, crecieron a lo largo de los años».

«Su pasión por la justicia y el apoyo a los menos afortunados, ya sean italianos pobres, refugiados o barqueros procedentes de África, nunca vaciló».

Cómo Camilleri entretejió la realidad con la ficción
Camilleri escribió más de 100 libros. Sus historias eran de ficción, pero influenciadas por la actualidad o el resultado de horas de búsqueda en los archivos.

Las novelas de Montalbano, cada una de ellas publicada en formato de 180 páginas -18 capítulos de 10 páginas- han alcanzado una venta mundial de 25 millones y han sido traducidas a 120 idiomas.

Su más reciente, Alcyon’s Cook, fue publicado en mayo en Italia y rápidamente se convirtió en un bestseller.

El último libro de Camilleri de la serie, titulado Riccardino y escrito en 2006, permanece con su editor, encerrado en un gabinete en Palermo bajo el acuerdo de que se imprima en una fecha posterior.

La fama del escritor se amplió cuando sus historias fueron adaptadas para la televisión: sus 24 novelas y 10 cuentos se convirtieron en 34 episodios y se distribuyeron en unos 60 países hasta la fecha.

Los misterios de la televisión de Montalbano, emitidos por primera vez en mayo de 1999, celebraron su vigésimo aniversario el mes pasado.

Cómo Montalbano capturó la imaginación italiana
El interés de los italianos por el personaje de Salvo Montalbano se encendió con La forma del agua, publicado en Sicilia por Sellerio en 1994. En ese momento, Camilleri ya era un jubilado de 67 años que había dejado una exitosa carrera como director y autor de televisión.

Los lectores rápidamente desarrollaron una afición por Montalbano debido a sus valores: un policía con un alto sentido de respeto por las personas, con una honestidad impecable y una fuerte aversión a la burocracia.

Llegó a admirar su humildad, su terquedad, su actitud gruñona y su espíritu solitario – le encanta comer solo, en silencio.

A través de sus libros, los lectores italianos también tuvieron la oportunidad de redescubrir la importancia del dialecto siciliano.

El uso de expresiones sicilianas por parte de Camilleri -que infundían la lengua italiana con la lengua materna siciliana- contribuyó a promover la cultura de la isla, haciendo que la gente reconsiderara su historia.

En Sicilia, su trabajo se estudia ahora en las escuelas.

El personaje de Catarella – el cómico oficial de policía analfabeto que habla incomprensiblemente en una mezcla de italiano burocrático y dialecto – es divertido tanto en italiano como en inglés, según la traducción de Stephen Sartarelli.

Montalbano capta la imaginación de un amplio público con descripciones del pintoresco paseo marítimo de la Vigàta de ficción, la vista desde la terraza de la casa del detective, las sorpresas culinarias de su ama de llaves, Adelina, y las fiestas del restaurante Calogero.

Cada detalle es real e imaginativo. Una de las primeras introducciones de Camilleri a la literatura fue Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll, que le leyó su abuela.

El’efecto Montalbano’.
Sicilia ha sido un destino turístico popular durante años, pero el llamado «efecto Montalbano» ha sido el responsable de impulsar el turismo en la isla.

Toda la zona de Ragusa -donde ciudades como Noto, Modica y Scicli son las sedes de la serie de televisión- cuenta con hermosos edificios barrocos y alberga varios sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Desde 2013, el aeropuerto Comiso de Ragusa ofrece dos vuelos semanales desde Londres Stansted.

Leave a Comment