Economía

Previsión de un año récord en turismo: Los visitantes gastan 868 € por cada habitante en España

OTRO año récord de turismo para 2019 se pronostica sobre la base de las cifras de cierre del mes de junio, con un número de visitantes que ha ido aumentando constantemente cada año.

Las estadísticas de julio todavía no están disponibles y es poco probable que se publiquen antes de finales de este mes, pero como tanto julio como agosto son las horas de mayor afluencia de visitantes, es probable que las cifras sean mucho más altas que el promedio actual de 6,37 millones de personas por mes de este año.

En el primer semestre de 2019, un total de 38,2 millones de turistas extranjeros visitaron España, lo que supone un incremento del 2,8% interanual, y su gasto per cápita aumentó un 3,7%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El turista medio extranjero gastó 163 euros al día en junio, que incluían alojamiento, comida, excursiones, transporte, souvenirs y entretenimiento en general -un aumento del 8,2%- o un total típico de 1.098 euros por persona para todo el viaje, un aumento del 0,3% con respecto al mismo mes del año pasado.

El gasto tiende a ser mayor cuando las estancias son más cortas, lo que significa que una rotación constante de turistas que visitan para reducir las pausas es mejor para la economía que un menor número de turistas que se quedan durante dos o tres semanas seguidas.

Esto significa que aunque el turista medio que viajó a España en junio pasó menos tiempo en el país que en el mismo mes del año pasado – 6,7 días en lugar de 7,2, o recortando el viaje medio día – la cantidad de dinero en efectivo con la que se separaron fue mayor.

En total, en el primer semestre de 2019, los visitantes extranjeros gastaron 40.400 millones de euros, lo que equivale a algo más de 868 millones de euros por habitante durante todo el año en España, y 9.700 millones de euros sólo en junio.

El número de turistas sigue creciendo anualmente a pesar de que el mayor grupo de visitantes nacionales de España -los británicos- ha disminuido.

Los nacionales del Reino Unido totalizaron 2,1 millones en junio y 8,3 millones en los seis primeros meses de este año, lo que supone una reducción del 5,3% con respecto al mismo mes de 2018 y del 1,4% en el primer semestre de 2018.

La ministra en funciones de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, dice que está «muy preocupada» por la disminución del número de visitantes británicos -en parte debido a la caída de la libra esterlina, lo que encarece las vacaciones en la Eurozona- y asegura que su gobierno está trabajando duro para retener la lealtad de los turistas británicos hacia España y facilitarles al máximo el viaje y la estancia en el país en caso de que se produzca un «Brexit sin calificativos».

Sin embargo, es probable que los turistas británicos, afortunadamente para España, siempre sean una característica, ya que con un estimado de 275.000 ciudadanos británicos viviendo en el país y su popularidad para comprar casas de vacaciones, los expatriados continuarán siendo visitados por amigos y familiares, y los viajes siguen siendo más baratos cuando el alojamiento ya está disponible sin tener que pagar por hoteles o apartamentos.

Pero Maroto dice que aunque Brexit es «un gran desconocido» que podría afectar al turismo en España, y el alcance de estos efectos es imposible de predecir, cree que la recuperación de los destinos competidores podría ser una influencia aún mayor.

Para los británicos que sólo buscan clima cálido, playas y piscinas, las ofertas en las islas griegas, Túnez, Egipto y Turquía han conseguido normalmente rebajar los precios de España, aunque hasta hace poco, los temores por la seguridad a la luz de los repetidos ataques terroristas alejaban a los turistas de los últimos tres y, durante la crisis financiera griega, los viajes allí se volvieron más caros.

Ahora que todos se están convirtiendo de nuevo en destinos de confianza, es posible que los buscadores de sol británicos que viajan a España disminuyan en número.

Pero, curiosamente, la región de España que recibe el mayor número de turistas es la de Madrid -sin salida al mar, y mucho más fría a finales de otoño, invierno y principios de primavera que las costas del sur y del Mediterráneo-, lo que demuestra que el turismo extranjero en España no se centra exclusiva o principalmente en el sol y las playas, sino que también se basa en gran medida en la cultura, el turismo y las escapadas a la ciudad.

En cualquier caso, la reducción del número de turistas británicos en el mes de junio se ha visto compensada cómodamente por una fuerte subida de los turistas alemanes y franceses, del 8,4%, a 1,3 millones en el primero y al 8%, a un millón en el segundo.

Los británicos siguen siendo el primer grupo de países en el primer semestre de 2019, a pesar de su menor número, y también se observa una caída en los totales de turistas franceses en el primer semestre del año, del 2,2%, hasta los 4,7 millones.

Por su parte, 5,3 millones de alemanes llegaron a España entre enero y junio de este año inclusive, un 3,4% más que en el mismo periodo de 2018.

Los mercados turísticos nacionales emergentes para España, que han experimentado un aumento espectacular este año, incluyen Suiza (+20,1%), Portugal (+17,9%) y EE.UU. (+9,4%).

Los países escandinavos e Italia se han reducido como mercados vacacionales para España, con un descenso del 9,2% y del 3,1% respectivamente.

Reyes Maroto dice que con la incertidumbre causada por Brexit y la recuperación de los destinos de playa más baratos del Mediterráneo, la industria turística española necesita tratar de atraer a otros mercados nacionales -como Estados Unidos, Japón y Rusia- para anticiparse a la contracción de sus mercados tradicionales.

En cuanto al gasto durante las vacaciones en España, los británicos fueron los más llamativos, con un total colectivo de 7.750 millones de euros en el primer semestre de 2019, y el aumento del 1% de su gasto total en euros parece estar en contradicción con la caída de su moneda nacional y de su número en general.

Los alemanes gastaron un 2,1% más entre enero y junio de 2019 que en el mismo periodo de 2018, lo que supone un total de 5.300 millones de euros, con una media de 1.000 millones cada uno, y los franceses gastaron algo menos de 3.000 millones, es decir, un 0,8% más.

En ambos casos, el gasto per cápita no ha aumentado necesariamente, sino que ha aumentado en consonancia con el mayor número de personas de estas nacionalidades que visitan España.

Leave a Comment